Suelen presentarse por hábitos alimenticios, tales  como: infusiones, café, cola, vino (tanino), algunas verduras, cítricos,  fresas, tabaco, medicamentos. Su tratamiento reacciona bien a las profilaxis y  los blanqueamientos conocidos como tales. Las manchas blanquecinas en el esmalte suelen ser descalcificaciones y  necesitan tratamientos específicos.

Picture by Julius Schorzman under Creative Commons.