En el tratamiento de las caries de los “dientes temporales” o de leche en los niños, existe diferencia con la odontología habitual, de modo que se tratarán de una manera menos conservadora y más agresiva, para evitar, que en el peor de los casos, se pudiera dar un tratamiento insuficiente a un “diente temporal” que luego repercutiría en su sucesor, el “diente permanente”.