Puede estar  provocada por un cepillado “traumático”, demasiado inapropiado, realizado con  un cepillo demasiado fuerte; por la acumulación de placa bacteriana que no se  retira frecuentemente por medio de una profilaxis (limpieza dental), o por  “rechinar” o apretar los dientes.

Si quiere saber más sobre cuidado de las encías, causas de pérdida dental, limpiado de la boca, técnicas de cepillado, etc… visite nuestra página de Periodoncia.