Drenaje linfático (edema venoso, linfoedema y edema post-quirúrgico), drenaje circulatorio (estimula el sistema circulatorio para un mayor aporte de nutrientes y oxígeno a las células) y drenaje intensivo (eliminación de sustancias de desecho y la eliminación de líquidos)

Estimula la circulación por lo que evita la acumulación de líquidos causantes de celulitis, varices, etc.

Reduce la hinchazón, la inflamación y los edemas.

Alivia la fatiga de las piernas.

Se recomienda para las circunstancias en las que existe mala circulación sanguínea, como en los casos de hipertensión o diabetes.

Complementa a otros tratamientos con el objetivo de perfilar y remodelar el cuerpo.

Aumenta el tono muscular y mejora la flacidez de los músculos, proporcionando firmeza y resistencia.

Nuestros tratamientos se realizan siempre bajo supervisión médica.