La radiografía intraoral es una técnica exploratoria, consistente en la colocación, dentro de la boca, de placas radiográficas de diferentes tamaño que son impresionadas, desde el exterior, por un aparato de rayos X.

Este tipo de examen radiológico es cómodo, rápido e indoloro ya que la película no se clava en el suelo bucal.